Características de la pareja ideal

1 – Complicidad
Un gesto, una palabra, un tono de voz, una mirada de uno, es interpretada enseguida por otro.
La complicidad es un gran activo de la pareja ideal frente a terceros.

2 – Sentirse bien el uno al lado de otro
Es sentirte cómodo, relajado, confiado, sin protocolos, sin trajes. Desnudos de cuerpo y alma. Ser amantes de virtudes y defectos.

3 – Proyectar la vida juntos
La pareja ideal vive la necesidad mutua de proyectar una vida entera juntos. Comprar regalos, viajar, cambiarse de casa, iniciar un nuevo trabajo, estrenar una nueva cafetera, tener hijos, saber encajar las dificultades y malos momentos y disfrutar a tope de los buenos. Proyectar una vida juntos es la consecuencia de sentirse bien el uno al lado del otro.

4 – Vivir en armonía, tranquilidad y pasión
La verdadera pasión, la más natural, es la que surge con más fuerza y es la que se fragua en aguas tranquilas.

5 – Sexo
Es comunicación total, es lenguaje de cuerpos sincronizados. Es empezar como el primer día; pero también es conocer y provocar “tu respuesta” una y mil veces. Es oler, tocar, respirar, besar.

6 – Cariño, ternura y amor
El amor no se define, se siente.

7 – Ser los protagonistas
Es sentirse los grandes protagonistas de una función (la vida). Y ese protagonismo no se pierde ni con familiares, amigos, hijos… La pareja ideal se reparte el protagonismo de una película en que se lucha por ser feliz, sabiendo que tienes el mejor aliado: el que con reciprocidad te quiere, te comprende, te cuida, te defiende, te ama, te desea, te echa de menos, te anhela, te admira…

8 – Confianza, correspondencia y libertad
Es sentir que no hay barreras ni desconfianzas. Es sentirte correspondido en todo momento. Es sentir que eres libre, pero que no te importaría ser esclavo de ti mismo.

9 – Es sentir que todo es posible
Juntos todo lo pueden hacer.

10 – Es temer a la muerte que separe
Sí, es sentir que con una persona así merece la pena vivir eternamente. Es entristecerse en pensar que hay algo que los puede separar. Es querer vivir a toda costa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *